No hay que olvidarse nunca de quien nos refugió cuando afuera era tormenta

Imagen con la frase de la vida No hay que olvidarse nunca quien estuvo ahí para calmarte cuando tenías un ataque de llanto, de
miedo, de angustia, o de enojo. No hay que olvidarse nunca quien nos prestó un hombro, un beso, un abrazo. No hay que olvidarse nunca de quien nos refugió cuando afuera era tormenta.

Related Posts