No hubo ni un momento en el que Dios se olvidara de mi.

Imagen con la frase bíblica
1 año.
12 meses.
52 semanas.
365 días.
8.760 horas.
525,600 minutos.
31’536.000 segundos
del año y no hubo ni un momento en el que Dios se olvidara de mi

Related Posts